Trucos para sacarle el máximo partido a tus fotos en blanco y negro

Cuando cogemos por primera vez nuestra cámara se nos abre todo un mundo de posibilidades, especialmente si intentamos jugar con la configuración de la misma y si usamos una réflex y disparamos en manual. Lo que ocurre es que puede pasar bastante tiempo hasta que caemos en la cuenta de que existe otra forma de hacer fotos y de visualizar una imagen: el blanco y negro (también monocromáticas o escala de grises).

Hacer fotos sin color es todo en desafío y puede ser un ejercicio muy interesante si quieres aprender de fotografía y, quién sabe, puede que le pilles el gustillo. Aquí te dejamos algunos consejos que pusimos en práctica durante nuestro Photowalk: Blanco y Negro del pasado enero y que te pueden ser útiles a la hora de hacer fotos en blanco y negro.

Busca la forma de disparar con la que te sientas más cómoda/o

Lo que siempre se recomienda es disparar directamente en raw (un formato que al principio puede dar un poco de respeto) y en color para después pasar las fotos al blanco y negro. Nosotros, sin embargo, te aconsejamos que empieces poco a poco puesto que puede resultar difícil visualizar una foto en blanco y negro cuando disparas en color o que, resulta que esa fotografía que te parecía la leche cuando la hiciste, al pasarla a blanco y negro se queda en nada.

Por eso es mejor aprovechar que la mayoría de las cámaras hoy en día te dan la opción de poner el b&n por defecto y centrarte en la configuración del disparo y en la composición que en intentar visualizar cómo será la foto después del procesado. ¡Ya tendrás tiempo de aprender a que todo lo demás salga lo suficientemente fluido como para poder centrarte en otras cosas! En resumen: no te agobies intentando correr antes de andar, aprende poco a poco y disfrutando y si ves que al principio te resulta más fácil pasar del raw tranquil@, no se va a ofender.

Aprovecha las condiciones climáticas

Esto se podría aplicar a cualquier tipo de fotos pero en el caso del b&n es todavía más importante, si cabe. Por ejemplo, las nubes ayudarán a darle profundidad y volumen a cualquier foto, mientras que en días de mucho sol fíjate en cómo se distribuyen las sombras y juega con ello. En un día nublado podrás encontrar mejores composiciones ya que te será más fácil configurar tu cámara y no te encontrarás tantos contrastes que compensar.

D-C-T (detalles, contraste, texturas)

Estas tres cosas serán tus aliadas cuando quieras hacer fotos en blanco y negro. Al no disponer de todos los colores para transmitir aquello que quieres en una foto vas a tener que buscar una aproximación un tanto diferente, fijándote en los detalles y acercándote más a las cosas, para tener un enfoque diferente y puede permitirte subrayar lo que aparece en la imagen. Lo mismo ocurre con los contrastes (eso ya se puede intuir ya que sólo dispones del blanco y negro) y las texturas.

Acércate a un árbol y mira qué te sugiere, mira la disposición de aquellas baldosas de la pared, busca el contraste de la silueta de aquella persona contra la blancura de la fachada de un edificio… en general, ejercitarte haciendo las fotos en b&n va a aportarte un punto de vista completamente diferente a la hora de hacer fotos ya que vas a tener que potenciar ciertas cosas para compensar la ausencia del color.

Una mención especial merecen los patrones que puedas encontrar en cualquier lado. Y es que un punto de partida divertido puede ser buscar patrones en cualquier cosa que te rodee (pintura en la calle, carteles, postes, vasos en una mesa, personas en fila, líneas…). ¡Las posibilidades son infinitas!

Fíjate en la composición

Aquí más que nunca tienes que visualizar la foto en su totalidad. Puedes aplicar la regla de los tercios o buscar una composición que cuente una historia, tú mandas. Pero siempre ten en cuenta que especialmente en las foto en blanco y negro estás buscando un todo que transmita algo, ya que con este tipo de fotografía cualquier desajuste en el fondo o en la composición puede llamar más la atención, y no de la forma en la que nos gustaría.

Juega, juega, juega

Cuando pasas de hacer fotos en color a hacer fotos en blanco y negro al principio el cambio puede resultarte un poco extraño y vas a ver cómo algunas de las fotos que pensabas que iban a salir estupendas acaban siendo un mojón. ¡No te preocupes! Al principio cuesta un poco adaptar el ojo a la visión en blanco y negro, pero a base de hacer estos ejercicios que hemos mencionado antes y de practicar no tardarás mucho en poder manejar esta técnica y eso te aportará muchísima versatilidad a la hora de hacer fotos.

Bonus track

Y si ya manejas bien la configuración manual y el raw…

  1. intenta la larga exposición, esto te ayudará a conseguir fotos con mayor número de tonalidades y detalles. También es una buena forma de capturar el agua y las nubes ya que estas dos cosas resultan muy estéticas en blanco y negro.
  2. para aumentar la escasez de luz se suele subir la iso, pero eso puede crear «ruido» (es decir granos que alteren la textura de la foto) así que debes de tener cuidado con eso. Para evitarlo usa flash o una fuente de luz externa.
  3. busca un programa para procesar las fotos con el que te sientas cómoda/o. Si disparas en raw ya tendrás uno de cabecera pero no pienses que por hacer las fotos en blanco y negro no hay nada que modificar, puedes sacarle aún más partido a tus fotos con el procesado.
  4. aumenta el contraste: así conseguirás llamar la atención con tu foto y aumentarás el efecto dramático de la misma.

Algunas ideas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *