Trucos para fotografía callejera

La fotografía callejera es un tipo de fotografía esquivo y difícil de conseguir porque es muy rápido. La diferencia entre una buena foto y una más normal es apenas un segundo, ese instante que tardas en coger la cámara o lo que tardas en colocarte para obtener un buen encuadre. Por eso, si vas a hacer fotografía callejera te interesan estos pequeños trucos.

Estos trucos los comentamos al principio del photowalk Fotografía callejera por Triana, celebrado el 24 de noviembre de 2018.

1. Siempre preparado/a

Parece una obviedad pero no lo es; debemos estar siempre lo más preparados y atentos, con la cámara en la mano y todos los sentidos alerta. En la ciudad la gente pasa caminando rápido, entran y salen de tu campo de visión con velocidad y dispones de poco tiempo. Por eso, es conveniente tener la cámara en la mano, encendida y con una configuración general, válida para zonas de sombra y movimiento dentro del encuadre, lo que yo llamo modo paseo.

Mi forma de actuar es la siguiente:

  • cambio los encuadres de la cámara para adaptarlos a un determinado encuadre.
  • hago la foto.
  • reviso fondo, encuadre y demás detalle.
  • si es necesario, saco más fotos.
  • sino, pongo la configuración en el modo de paseo, esa configuración general que permite tomar fotos en un gran espectro de situaciones y que luego sólo hay que retocar de luz para aprovecharlas.

Sin ir más lejos, hoy perdí una buena fotografía en el photowalk de fotografía callejera por Triana por llevar la cámara desconfigurada.

2. Subir la ISO

Dentro de esa configuración modo paseo hay un consejo muy válido que me dieron hace tiempo y que siempre recuerdo: sube la ISO. En días con sol no es necesario pero en días con nubes o con poca luz (atardecer o noche), es una buena idea subir la ISO, poner la velocidad a 1/250 y ajustar la apertura acorde. De esta forma tenemos un poco más de ruido en la foto pero nos aseguramos una velocidad suficiente para que salga todo y todos enfocados. Además yo suelo poner el punto de enfoque central para no tener que andar haciendo movimientos de encuadre que, seguramente, me lleven a perder una buena foto.

3. ¿Dónde me coloco?

Estos consejos ya son menos técnicos, menos de configuración de la cámara y más de qué podemos hacer para conseguir mejores fotos. Y el primero es acerca de la colocación puesto que podemos meternos en medio del bullicio o intentar pasar desapercibidos. Como casi siempre, no hay una manera mejor que otra y dependerá de cada situación.

En ocasiones es mejor no formar parte de lo que queremos fotografiar para no alterar la composición y sacar la foto desde la distancia es la mejor opción. En estos momentos es mejor contar con un objetivo que nos permita acercanos a la escena sin movernos, un teleobjetivo, por ejemplo y las ventajas son que no contaminamos la escena con nuestra cercanía y retratamos lo que sucede.

Otras veces el mejor lugar para fotografiar algo será desde el mismo centro de la acción y habrá que meterse en el bullicio para captar la verdadera esencia de lo que sucede. Es, en cierto modo, una manera de dejarse absorver por la escena que también se plasma en la foto.

4. Busca retratos

Y me refiero a hablar con gente que no conoces para preguntarles si puedes tomarles unas fotos. Esto, que suele causar miedo, nos servirá para perder el miedo a hablar con desconocidos y a hacer un par de fotos rápido y bien. Para conseguirlo nos vendrá bien tener el modo paseo configurado en la cámara y, tras conseguir el permiso para hacer el retrato, tomar un par de fotos rápidas buscando el plano medio o medio corto y teniendo mucha atención al fondo. No será la primera vez que saco un precioso retrato de alguien con unos contenedores de basura de fondo.

5. No todo son cosas bonitas

La ciudad esconde muchas grandes fotografías que no retratan cosas bonitas. Por eso no debemos ceñirnos a las cosas bonitas que podamos encontrar en el recorrido sino que, también, debemos buscar y fotografiar aquellas escenas que se componen de cosas feas.

6. Buscar otro acercamiento

Al igual que la tendencia a sacar fotos de cosas bonitas, tendemos a poner siempre la misma postura y, de esta forma, siempre tenemos el mismo ángulo. Por eso es buena idea cambiar la forma de aproximarnos a las escenas que vamos a fotografiar para obtener otro enfoque, otra manera de contar la misma imagen. Algo tan sencillo como observar la escena desde un punto elevado puede dar lugar a una fotografía completamente diferente. Otra cosa que no se suele hacer es retroceder, volver sobre los pasos para revisar las fotos desde otra perspectiva.

Bonus: imágenes para inspirarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Trucos para fotografía callejera”